Ir al contenido

EN

RESERVARRESERVAR

Cada habitación en Pikes tiene su propia historia y, sin duda, sus propios secretos, pero hay una habitación en particular que ocupa un lugar muy especial en nuestros corazones gracias a su papel protagónico en el clip de la película de cultura pop que convirtió nuestro pequeño hotel en un ícono mundial. Es la habitación 16 la que ostenta este honor: un clásico Pikes habitación que se mantiene bastante fiel a su diseño original, y un espacio que además fue el segundo
espacio jamás construido en la finca. ¡Hablamos de patrimonio!

Ubicado en lo profundo del corazón de Pikes, en la parte superior de la pequeña y encantadora escalera detrás de Freddies y a la que se accede a través del balcón privado cubierto de buganvillas que da al patio rosa de Pamelas, la habitación 16 originalmente tenía el número 2; mire de cerca y aún podrá ver el contorno muy pequeño y tenue de el número original tallado en el marco de la puerta de madera. Se construyó tan pronto como Tony Pike reservó a sus primeros huéspedes en el hotel en 1980: los registró en su propia vivienda, que entonces era la Habitación 1 (ahora 17) y se mudó a la habitación de al lado, que en ese momento llamó Bougainvillea. habitación, por razones bastante obvias.

Por 1983, Pikes Se había ampliado a ocho habitaciones y Tony acababa de completar la instalación de la costosa piscina. Había sido un proyecto que excedió el tiempo y el presupuesto para el hotelero, pero con grandes esperanzas de que finalmente se amortizaría atrayendo a nuevos huéspedes. ¡Tony no sabía lo rápido que su propia inversión resultaría exitosa! Un fatídico día de ese mismo año, un hombre llamado Simon Napier-Bell vino a pedir ver a 'el jefe', explicándole que era el manager de un grupo pop en Londres, y pensaba que el hotel y la piscina serían perfectos para un vídeo. clip que querían filmar.

El sello discográfico tenía un presupuesto limitado (¡no siempre!) y estaban planeando una producción de 10 días con el joven dúo pop. Una vez que Tony negoció el precio para alquilar todo el hotel, el trato estaba cerrado y sólo dos días después, George Michael, de 19 años, y Andrew Ridgeley, de 20, entraron Pikes En una vida real, conoce algo lindo que probablemente no se diferenciaba de la primera escena del clip de la película. El resto, como dicen, fue historia y ahora el video del Club Tropicana es uno de los clips más icónicos jamás realizados, consolidando Pikes' reputación en la historia de la cultura pop e inmortalizar a Tony como el barman con sombrero de Panamá.

Si bien la mayoría de las salas estaban llenas de elenco y equipo, la Sala 16 (también conocida como 2) estaba reservada para la filmación. Es el espacio donde vemos a unos George y Andrew muy jóvenes haciendo sus maletas, alisándose el cabello y afeitándose sus rostros juveniles para regresar a sus 'trabajos diarios' como pilotos, además de a Pepsi y Shirley transformándose en azafatas de muy buen gusto (como lo eran llamado, en aquellos días). Con diferentes ángulos, parece que el clip fue filmado en varias suites, pero en realidad todo fue en esa pequeña habitación mágica.

En caso de que quieras acelerar para ver un resumen: en 2.51 minutos, vemos al piloto George afeitándose su rostro tan juvenil en el espejo, antes de arrojar un sencillo Wham en su maleta sobre la cama. Exactamente a las 3.00:3.02, Dee C. Lee y Shirley entran en escena, preparándose para trabajar. Casi inmediatamente después, a las 3.48:3.59, un Andrew Ridgeley con el rostro muy fresco aparece en el espejo circular, comprobando que sus mechones resaltados cumplan con los estándares de la industria aeronáutica. En el minuto XNUMX, el clip vuelve a mostrar a Andrew alisándose la corbata, mientras canta la letra de acompañamiento 'cooool, cooool', antes de que reaparezcan Dee C. Lee y Shirley, listos para trabajar en el minuto XNUMX. En definitiva, son sólo unos minutos, ¡pero qué minutos tan icónicos son!

Un avance rápido hasta 2011, decidimos renumerar las 26 habitaciones en el sentido de las agujas del reloj, para que tuviera más sentido mientras paseabas. Pikes, nombrando así a esta legendaria habitación como Habitación 16. Y aunque algunas cosas han cambiado (colchones, almohadas, muebles y similares), otras siguen igual, como el espejo, la estructura de la cama y los cimientos del baño (construidos por las propias manos de Tony).

Hoy en día, muchos de los huéspedes de Room 16 dicen que les encanta despertarse, abrir la puerta y salir al balcón para contemplar las buganvillas y Pamelas para ver cómo transcurre el día. Por la noche, el área de abajo cobra vida y el balcón es un gran lugar no solo para observar a la gente, sino también para tomar cócteles mientras se prepara para pasar una noche en Freddies. Dado que está situado justo encima del restaurante y del club, puede resultar un poco ruidoso en temporada alta, pero hasta ahora nadie se queja; de hecho, nos dicen que generalmente están en el meollo de todo, aprovechando al máximo la ubicación central de la sala para ir al baño, cambios de vestuario, momentos de Instagram y mucho más.

Alojarse en la Habitación 16 es como dormir con la historia: ¿por qué no recrear sus propios momentos espejo del Club Tropicana cuando se hospede aquí? Como cantaba George: Haz las maletas y vete esta noche, no te tomes tu tiempo, tienes que mover los pies, ¡no pierdas el vuelo! Se acerca el verano: ¡reserva tu estancia en la Habitación 16 ahora!

Por White Ibiza

Comparte este artículo Facebook Twitter Linkedin
Modal cerrado